LOGOTIPO2

vosseler cabecera

  • Inicio
  • Editorial
  • La elección de un buen abogado, fundamental para el futuro del amputado

La elección de un buen abogado, fundamental para el futuro del amputado

Jueves, 05 Julio 2018 Visitas: 4594

Cuando ocurre un accidente, ya sea de tráfico, laboral u otros, o se produce una negligencia con resultado de amputación, es fundamental en primer lugar el tratamiento médico que se recibe y, en segundo lugar, el abogado que se contrata.

Desde las primeras horas del accidente se pone en marcha toda una maquinaria de las compañías aseguradoras responsables del accidente, las cuales contactan de inmediato con el lesionado o, en su defecto, con sus familiares. Por ello es vital que desde un primer momento se tenga un buen asesoramiento jurídico y, ahí es donde aparece la figura del abogado.

Como en todos los asuntos, lo correcto es contratar al abogado especialista para el caso concreto: si es un tema laboral, debe contratarse un abogado laboralista; si es un tema de familia a un especialista en esta materia; y así en todas las materias. Pero en los casos de amputados, no es suficiente con contratar un abogado especialista en tráfico o en responsabilidad civil, sino que debe ser especialista además en este colectivo, y todo ello porque, en nuestro caso, no solo se lucha por una indemnización, un resarcimiento por los daños sufridos, sino que debe lucharse por el futuro y bienestar del amputado.

En el caso de lesiones con resultado de amputación es fundamental que el abogado sepa gestionar con la compañía todas las necesidades que se van a generar a lo largo de la recuperación del lesionado: desde el tratamiento médico o la rehabilitación, hasta la elección de prótesis y la adaptación de vivienda.

Es fundamental luchar por obtener lo mejor para el lesionado, no es suficiente conformarse con lo que ofrece la compañía, sino que, atendiendo a las recomendaciones de los médicos y protésicos, debe lucharse por obtener lo necesario y lo que mejor se adapte a las necesidades de cada uno.

Son muchos los factores que, a priori, un abogado que no es entendido en esta materia puede obviar, pero hasta el más mínimo detalle se hace imprescindible para la recuperación y el bienestar del amputado.

El 01/01/2016 entró en vigor la Ley 35/2015 de 22 de septiembre de reforma del sistema para la valoración de los daños y perjuicios causados a las personas en accidentes de circulación. Se trata de una norma de especial complejidad, lo que hace imprescindible que el abogado sea especialista y experto en esta materia y domine a la perfección todos los recovecos de esta ley, dado que una mala o insuficiente gestión por parte del profesional que defienda los intereses del lesionado puede suponer la pérdida de derechos de éste.

En definitiva, en la elección del abogado que vaya a defender nuestros intereses no sólo debe tenerse en cuenta la indemnización que éste pueda obtener, sino también los derechos que deben reconocerse a la víctima, así como preocuparse porque el lesionado reciba los mejores tratamientos y prótesis que se vayan a necesitar a lo largo de la recuperación y, lo que es más importante, a lo largo de la vida del lesionado.

No se debe de olvidar tampoco ponerse en contacto con la Asociación Nacional de Amputados de España (ANDADE), puesto que no en vano ellos son también expertos en recomendar y guiar a los familiares de los pacientes amputados, además de ponerse a disposición de los mismos con total independencia, con el añadido de poder visitar a los pacientes en los primeros momentos, que son los más crudos y difíciles.

Es una recomendación de la Asociación Nacional de Amputados de España (ANDADE).