LOGOTIPO2

vosseler cabecera

casa

Visita de José L. Cougil a Tierra Santa

Visitas: 2700

Visita de José L. Cougil a Tierra Santa

 ¡POSSUMUS! PODEMOS
 Así he querido titular este pequeño artículo o comentario, pues pienso que refleja muy bien estos días de peregrinación por Tierra Santa, Israel, durante los días 1 al 10 de diciembre de 2010.

 La expresión es bíblica, y es la respuesta de los hijos del Zebedeo a Jesús, después de haber pretendido “sentarse a su derecha e izquierda” en su reino, y haber sido interrogados por el mismo Señor si serían capaces o no de aceptar la cruz. La respuesta final de Santiago y Juan fue clara y contundente: “¡podemos!” (Mt 20, 22).

 Al mismo tiempo refleja una actitud ante la vida, de valentía y firmeza, parecida a la expresión castellana de “querer es poder”.

 Refiriéndome a los personajes a quienes aplico la expresión y a los que quiero aludir expresamente, son dos en concreto: José Luis Fernández y José Cougil.

 Todo empezó cuando animé a José Luis a venir con esposa Isabel a Tierra Santa allá a primeros de enero de 2010. Yo había tenido la experiencia gratificante de haber estado durante algunos días de la Navidad, por aquellos lares y viendo que él es un hombre lleno de pundonor, le animé. Recuerdo que uno de los argumentos que le empleaba era “haber visto una silla de ruedas” en una las fotografías que tenía de recuerdo en el atrio del Santo Sepulcro. Así sin más, pienso que fue el comienzo. Después, supongo que él habrá ido valorando las cosas, las dificultades, los inconvenientes y un sin fin de cosas que surgen con ocasión de una persona discapacitada (amputada). El caso es que las cosas fueron para adelante y llegando cercano el día 30 de noviembre, fecha de la partida, me dice que además un amigo suyo quiere ir, que se llama José Cougil, que vive cerca de Santiago de Compostela, en Bertamiráns, a quien yo no conocía, y por tanto, tampoco su amputación. Al final también se apuntó sobre la marcha y sobre las 9 de la noche del día 30 de diciembre de 2010 lo pude ver por primera vez en el aeropuerto de Madrid, en la terminal Satélite y mi sorpresa fue ver que también era llevado por unos voluntarios del propio aeropuerto en silla de ruedas. Era ¡también amputado! de una pierna.

explanadamezquitas

"Esplanada de la Mezquita"

 Centrándonos ya en los lugares santos, muchas cosas podríamos decir, que hagan incidencia sobre la discapacidad o amputación. Haciéndome eco de todos los que hemos ido, en total 28 personas, tanto José Luis como José han sido ejemplares cien por cien. En todos esos días ni una queja, a lo más cansancio o una leve frase tipo “ahí no puede subir o ir”, ha sido para todos un ejemplo de entereza, de fortaleza y de constancia. 

 Ha habido momentos duros, como sucede y sucederá en el resto de las vidas de estos dos hombres, pero sumando todo ha sido muy gratificante peregrinar con ellos. En alguna ocasión incluso les ha podido salir una mal llamada protesta, como por ejemplo, llegar a decir: “no hago más que estorbar”, con la reacción consiguiente del resto, sin fariseísmos ni nada por el estilo, de decir lo contrario: ellos nos han dado un ejemplo continuo y nos han ayudado a ver las cosas de otra manera, de una manera más altruista, pensando en los demás, especialmente en los más necesitados. Es más, evitando muchas veces las dificultades orográficas o de la propia ciudad, hemos podido conocer mucho mejor la propia ciudad de Jerusalén, pues al evitar lugares de escaleras, hemos tenido que bordear y así hemos conocido el barrio armeno, el judío, al árabe y el cristiano con profundidad, con gran conocimiento de causa, y las dichosas puertas de la gran muralla de la parte antigua. Hemos salvado rampas, desniveles (pienso en la gran dificultad de la bajada del Monte de los Olivos, empapada además de agua resbaladiza), cunetas, coches mal aparcados, pivotes en la acera, aceras estrechas, losas destrozadas, pisos deslizantes, lugares abarrotados de gentes, escaleras sin ascensor y muy pendientes, etc…

mardegalilea

"Sobre el mar de Galilea"

 En definitiva, ha sido posible. A todos nos ha venido muy bien, tanto es así que, puedo decir sin miramientos ni exageraciones, que la peregrinación no habría sido igual si ellos no hubieran venido. A la hora de turnarnos en llevar la silla de José Luis ha habido siempre total disponibilidad y libertad. Era asomarse para echar una mano, y sentir además la nota gratificante de que hacer bien es lo mejor y que servir es alegría. En este sentido, quizás José lo tuvo algo peor, pues al hacer todo a pie, sin silla de ruedas, ha sido más costoso y dificultoso.

murolamentaciones

"Muro de las Lamentaciones"

 No ha quedado hueco ni lugar santo al que no hayan podido ir o entrar. Querer es poder y han podido porque han querido. Le doy gracias a Dios por el ejemplo continuo que nos han dado, por el arrojo que le echan a la vida, por la alegría que manifiestan a pesar de los pesares. Y animo a tantos y tantos que quieran venir, sin olvidar de decir a los que tienen capacidad de decidir que hagan los lugares asequibles a todos, o por lo menos más fáciles, que piensen en los demás, y que arreglar las cosas por fuera (ciudades) y por dentro (hoteles, residencias, albergues) es sin duda una necesidad y un acto de justicia. Gracias y laus Deo! (Dios sea bendito)

cougilyjose

"José L. Cougil y José Ramón"

Firmado: Fernando Cerezo García, párroco de San Benito de Gondomar y San Miguel de Peitieiros, dentro del Excmo. Ayuntamiento de Gondomar, Pontevedra.