LOGOTIPO2

vosseler cabecera

La impresionante mano biónica Bebionic3

Visitas: 2515 Publicado en General

Lamentablemente, la medicina no ha encontrado aún el camino que nos permita regenerar extremidades perdidas. Mientras tanto, los investigadoers exploran avances en prótesis que habiliten a una persona a recuperar la mayor capacidad de acción y movimiento posible. Y este es uno de sus mejores y más impresionantes resultados. La tercera versión de la mano biónica Bebionic -la primera apareció a mediados de 2010- es capaz de permitir al usuario realizar movimientos tan delicados como romper huevos, usar un teclado y un ratón, y sostener botellas de vidrio sin hacerlas añicos.

Con el avance de la tecnología, es cada vez más viable la idea de una prótesis avanzada, con una amplia capacidad de movimiento y precisión, que pueda ser adaptada a cada potencial usuario. En el vídeo sobre estas líneas, los creadores de la mano Bebionic, la compañía RSLSteeper, presentan a Nigel Ackland, de 53 años. Nigel trabajaba en una fundición de metales preciosos, hasta que su antebrazo fue seriamente dañado en un accidente. Seis meses de operaciones y luchas contra infecciones llevaron a una amputación transradial. Desde hace un tiempo, Nigel tiene acceso al Bebionic, y en el vídeo pone a prueba su tercera versión. La nueva versión es capaz de movimientos tan delicados que Nigel puede romper huevos, usar un teclado y un ratón, y sostener elementos frágiles como botellas de vidrio sin mayores inconvenientes.

La mano Bebionic3 tiene un total de catorce posiciones y formas de “agarre” que el usuario determina con sus propios músculos. Su precio ronda entre los 25.000 y 35.000 dólares. Sin duda es un precio muy alto, pero la gente responsable de Bebionic3 y otros que realizan desarrollos similares tienen el objetivo de expandir la capacidad de estas prótesis robóticas, exprimir al máximo lo que la tecnología actual puede ofrecernos, y encontrar la forma de crear prótesis de este nivel más económicas, sin sacrificar la funcionalidad. Es complicado, pero seguro que no imposible.